¿Cada cuánto visitas a tu odontólogo? Lo más probable es que ni siquiera lleves la cuenta o tengas un tiempo determinado para asistir a una revisión periódica, normalmente visitamos a nuestro odontólogo cuando presentamos algún malestar o una urgencia con nuestra dentadura; lo cierto, es que visitar al odontólogo más que una necesidad, debe ser una rutina periódica para el bienestar y la salud de nuestros dientes. Si bien es cierto que una de las principales funciones de los odontólogos es ocuparse de problemas urgentes de la cavidad bucal, también es cierto que esta no es su única función. Uno de los más grandes beneficios de contar con una revisión periódica de tus dientes es ahorrar tanto tiempo como dinero, pues solicitando una evaluación constante de tu dentadura evitarás enfermedades graves que requieran de tratamientos complejos.

Algunas personas piensan que con asistir al odontólogo dos veces al año y realizar una revisión y eliminación de la placa bacteriana que se acumula entre los dientes es suficiente. Sin embargo, una persona sana no debería esperar a sentir dolor o tener algún problema para asistir al odontólogo, esto teniendo en cuenta que también existen diferentes factores de riesgo a los cuales hay que prestarles atención ya que requieren visitas con más frecuencia a una clínica dental; por ejemplo, las personas que fuman, tienen o han tenido muchas caries o las personas que no cuidan muy bien su alimentación. Por otro lado, las personas que padecen de alguna enfermedad crónica y las mujeres en estado de gestación, también deben aumentar el cuidado de su salud dental y esto se logra, acudiendo al odontólogo periódicamente para evitar cualquier tipo de complicaciones.

Si algo es claro es que la salud dental no basta solo con realizar una limpieza bucal tres veces al día. Dependiendo de la edad, los profesionales recomiendan asistir cada cierto tiempo al dentista y de esta forma prevenir problemas bucales que al pasar del tiempo necesiten de una mayor inversión y sea más difícil de solucionar. Aun así, conociendo las advertencias de los odontólogos, las estadísticas demuestran que la gran mayoría de las personas solicitan una cita cuando lo consideran realmente necesario y en definitiva no lo hacen por salud, es por esta razón que acá te contaremos cada cuánto deberías realizarte una revisión dental.

Como ya lo habíamos mencionado anteriormente, la periodicidad de las revisiones dentales depende de cada persona y de lo que el odontólogo determine oportuno para el paciente. Pero aquí te daremos una idea de cómo deberían ser esas revisiones dependiendo de las personas; por ejemplo, el riesgo de caries en los niños es más elevado que en los adultos, esto debido al consumo de dulces y algunas sustancias en exceso que son más probables a generar este tipo de problemas en su dentadura. Por esta razón, lo recomendable es que los menores asistan al menos cada 6 meses para realizar una revisión con el dentista. Si hablamos de adultos pueden variar los periodos de consulta, es decir, si el adulto es fumador activo, tiene malos hábitos alimenticios o es propenso a las caries, lo más probable es que el profesional decida realizar una revisión periódica cada 4 meses. De lo contrario, el adulto cuenta con excelentes hábitos, esta visita al odontólogo podrá realizarse cada 6 meses como máximo. Además, es muy recomendable que se realice una limpieza bucal al menos una vez al año.

Si te encuentras en estado de gestación, lo más probable es que tu médico de cabecera te indique cuando es el momento apropiado de visitar al dentista y posteriormente se establezca una cita periódica para el cuidado y la salud de la dentadura de la madre gestante.

¿Cuál sería el procedimiento que me harían en las visitas periódicas al odontólogo? Lo cierto es que no importa cuántas veces asistas, el procedimiento de las revisiones en la mayoría de sus veces es igual: se realiza un examen de la boca desde los dientes hasta las encías, se descarta la aparición de caries, se comprueba que no haya síntomas de afecciones, se verifica la mordida y los movimientos de la mandíbula, el control de la placa y el sarro de los dientes.

Esperamos que esta información haya sido de utilidad para iniciar con tus revisiones periódicas con el odontólogo. Si aún tienes preguntas al respecto no dudes en escribirnos, en Carlos Granados Odontología contamos con profesionales capacitados y con la experiencia para brindarte una mejor asesoría, recuerda que tu sonrisa es nuestro arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *