Cuando una persona tiene problemas con alguno de sus dientes ya sea porque se haya quebrado en una situación accidental o porque se haya despicado por desgaste es muy común que los odontólogos te ofrezcan la solución que brindan las coronas dentales, básicamente son piezas sintéticas que recubren la parte exterior del diente con el fin de que este tenga una mejor apariencia para que el paciente pueda corregir defectos como falta de alineación en la mordida o eliminación de malo olores debido a restos de comida o gérmenes alojados en partes resquebrajadas del diente.

Las coronas dentales son una alternativa sumamente práctica y utilizada por la odontología mundial gracias a su alta efectividad y versatilidad, puesto que puede resolver inconvenientes de índole estético, además de higiene y salud oral. Pero, ¿qué son a ciencia cierta las coronas dentales? Para responder esta pregunta cabe recordar que los dientes de los seres humanos se dividen en 3 partes principalmente: la corona, el cuello y la raíz, siendo la primera la parte exterior, la segunda la zona intermedia entre el inicio del diente y la encía y la tercera la base interna de la dentadura.

En este sentido las coronas dentales son piezas sintéticas realizadas en laboratorio que tienen forma de diente o muela natural que le permite al paciente tener todas las funciones comunes como el morder o masticar. Las coronas dentales son un tratamiento que apunta a que un diente tenga apariencia visualmente natural, aunque su dentadura haya sido parcialmente removida o sustituida por completo. Además, ayudan a reforzar unidades dentales que estén flojas, despicadas y que generen algún tipo de molestia al paciente.    

La manera en que son puestas las coronas dentales puede variar dependiendo de las necesidades de cada persona, pero en definitiva lo que se busca es acoplar la prótesis a la raíz y cuello del diente, algo para lo que es necesario en algunos casos el remover parte del diente dañado o quebrado para poder ubicar las coronas dentales y mejorar así problemas de forma o alineación de la dentadura.

Existen varios tipos de materiales con los que pueden ser fabricadas las coronas dentales, estos varían dependiendo de las necesidades y presupuesto que tenga cada paciente. El primero es el acrílico, un material que suele utilizarse en coronas dentales que son provisionales debido a que su textura tiende a ser porosa algo que permite la penetración de bacterias y que puede generar malos olores, además, este tipo de material tiende a cambiar de color en un periodo de tiempo muy corto.

Otro tipo de coronas dentales muy comunes son las metálicas, sobre todo en los dientes molares o cuando un paciente tiene una mordida muy fuerte, debido a que este material es más resistente, hay que tener cuidado porque las prótesis completamente metálicas pueden romper la parte del diente que está por debajo de las coronas dentales sosteniéndolas. Asimismo, tienden a ser muy poco estéticas ya que cuando el paciente se ríe se alcanza a ver como un cuerpo extraño en la sonrisa.

Hay una opción de coronas dentales fabricadas a base de metal con porcelana que combina lo mejor de ambos materiales, estas son piezas de metal recubiertas de porcelana, algo que les dan mayor valor estético a las coronas dentales, aunque con el uso continuado y la presión esa capa de porcelana puede desprenderse y dejar al descubierto el color metálico.

El último material que mencionaremos son las coronas libres de metal, en estas sobresalen el uso de porcelana, discilicato de litio o circonio, superficies que tienen la ventaja de ser duraderas, no cambiar de color con el paso del tiempo y presentan una resistencia considerable ante su uso permitiéndoles a los pacientes morder o masticar con seguridad.

Es importante mencionar que las personas que comienzan el tratamiento de coronas dentales pueden experimentar algunas sensaciones incómodas posteriores como una alta sensibilidad, incomodidad al masticar o inflamación en las encías, aunque estas condiciones tienden a ser temporales, puesto que desaparecen cuando la boca se acostumbra a las coronas dentales.

Ante la gran cantidad de materiales que hay en el mercado lo más recomendable es que cada paciente cuente con la asistencia profesional de un odontólogo que estudie su caso y le sugiera la opción más adecuada.

Si deseas recibir el mejor acompañamiento para tu tratamiento de coronas dentales puedes ingresar aquí y obtener la asesoría de los profesionales del grupo odontológico Carlos Granados que te asegurarán una intervención con los estándares más altos de calidad.