Sabemos lo importante que es para la salud del ser humano el consumir alimentos, es una actividad esencial y cotidiana que sirve para mantener nuestro estado físico en las mejores condiciones, pero si no tenemos una limpieza oral adecuada esta actividad necesaria se puede convertir en un verdadero problema para nuestra propia salud.  Cada vez que ingerimos algún tipo de alimento o bebida es normal que en nuestra boca queden pequeñas partículas de comida impregnadas en las encías, entre los dientes o en la lengua. Algunas de esas partículas quedan ubicadas en lugares donde hay una mayor dificultad para limpiar con agua, cepillo de dientes o seda dental. Con el paso del tiempo los restos de comida que quedan alojados entre los dientes son absorbidos por bacterias que los consumen y tras asimilarlos evacúan deshechos ácidos que disuelven poco a poco los dientes.    Es por esto que mantener un control de nuestra limpieza oral diaria es fundamental para cuidar nuestra salud. Sin olvidar que la higiene oral debe ir de la mano de visitas trimestrales al odontólogo. En la organización Carlos Granados Dental Design contamos con el talento humano más preparado para ayudarle a cuidar su salud oral en todo momento.  Una visita odontológica de rutina puede ser la mejor manera de prevenir posibles enfermedades relacionadas con bacterias que deterioran nuestros dientes. Una limpieza oral preventiva es la clave para evitar males mayores a futuro. El tratamiento odontológico insignia para la prevención de enfermedades a través de la limpieza oral es la profilaxis. Este procedimiento consiste en remover los residuos, el sarro o la placa calcificada, con diferentes instrumentos, de los espacios de los dientes a donde el cepillo no alcanza a llegar. Si no hacemos este tipo de tratamientos con regularidad podemos estar expuestos a que los residuos que quedan entre nuestros dientes empiecen a reproducirse, formando colonias de bacterias que empiezan a destilar un ácido que impregna, inicialmente, la capa superficial del diente. Cuanto más tiempo se deja crecer estas colonias de bacterias más afectación presentan los dientes, pues este ácido va penetrando capa por capa hasta llegar al centro del diente, también conocida como pulpa. Este proceso de descomposición del diente por falta de limpieza oral puede ocasionar un problema que normalmente conocemos como carie. Sin lugar a dudas lo más importante al momento de hablar de la limpieza oral es la prevención. Imaginemos que nuestra higiene oral no es la más adecuada y que en el día a día omitimos utilizar elementos como la seda dental o el cepillo de dientes. En nuestra boca empiezan a formarse pequeñas caries que no podremos detectar si no acudimos a citas odontológicas de rutina; a futuro esas caries, que empezaron siendo pequeñas, van a comerse nuestras capas dentales, comenzando por el esmalte y terminando en nuestra raíz.  Si acudimos al odontólogo cuando el dolor es insoportable muy seguramente nos dirá que el pronóstico del diente es considerable y el problema deberá ser tratado con procedimientos especializados en los que es posible que el diente sea reemplazado por otro sintético. No podemos olvidar que los dientes no son los únicos que podrían sufrir ante una mala limpieza oral, las encías también podrían verse afectadas por el exceso de sarro que podría alojarse en la base de los dientes, algo que puede evitarse mediante una limpieza oral. Lo que en un principio se pudo haber tratado con una profilaxis puede llevarnos, a futuro, a tener que invertir más dinero del que creíamos, a la vez que los dolores van a ser más intensos debido a la gravedad de la situación. Es por esto que una buena limpieza oral es la mejor inversión si hablamos de dinero, bienestar, salud y hasta tiempo. Por eso, agende su cita de control con la organización Carlos Granados Dental Design para que tenga el mejor acompañamiento en su salud oral.           Más allá de los problemas de salud dental que puede traer el tener una mala limpieza oral, existen otros problemas que pueden perjudicar incluso la manera en que nos relacionamos con otras personas. El no usar seda dental y el no cepillar sus dientes diariamente pueden generar malos olores en su boca producto del avance de las bacterias en su boca. Estas situaciones incómodas pueden empeorar al momento de despertarse en la mañana o al ingerir ciertos alimentos. Esta sin duda es una situación incómoda que refleja el avance de un problema de salud grave dentro de su boca que puede tener consecuencias fuera de ella. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *